POLICIALES

Le prendieron fuego la casa y se tuvo que mudar del barrio: “amenazan con matar a mi familia”

Susana es madre de siete hijos y recientemente tuvo que mudarse de su vivienda de 84, entre 15 y 16, luego de recibir hostigamientos por parte de un grupo de vecinos por mantener un conflicto que duró varios meses.

Todo comenzó en septiembre, cuando la denunciante le dijo a uno de sus hijos que “deje la mala junta”, ya que sus amigos del barrio son considerados por la mujer como “delincuentes”. Entonces, según sus dichos, en represalia los jóvenes le incendiaron su casa y los tres vehículos que la familia tenía estacionados en la vereda.

La vecina intentó hacer la denuncia policial, pero tras varios llamados al 911 los efectivos no se hicieron presentes en el lugar y el conflicto pasó a mayores.

“El 23 de septiembre, mi hijo estaba con dos amigos y alrededor de las 22.30 lo llaman para avisarle que a otra amiga le habían robado todo y, al parecer, fueron los pibitos”, haciendo mención a los jóvenes que anteriormente prendieron fuego la vivienda.

Acto seguido, “los mismos chicos fueron hasta mi casa y me dijeron que me iban a matar a mí y a mi familia”, contó Susana. “Llamé como 25 veces al 911 y nunca llegaron. Nos tiraron piedrazos y nos pegaron palazos”, agregó.

Susana contó que durante el ataque uno de los piedrazos terminó golpeándola, lo que provocó la furia de su hijo, quien se dirigió hasta 17 y 88, lugar donde viven los implicados: “él se enloqueció y fue a pelear con uno de los chicos con un cuchillo. Ambos estaban armados, pero mi hijo se defendió”, sostuvo.

El hijo de Susana fue detenido junto a su hermano, acusados de apuñalar en el ojo a su rival, quien estuvo internado en el Hospital San Martín con una grave herida corto punzante. Uno de ellos continúa preso alojado en la Unidad 45 de Melchor Romero, mientras que el joven de 20 salió en libertad el pasado viernes.

Pero la situación no terminó ahí. “Al día siguiente, alrededor de las 6 de la mañana, el tío del herido me baleó la casa. Sé que fue él porque lo reconocí en las cámaras de seguridad”, manifestó Susana, quien también contó que aportó las imágenes en su denuncia radicada en la Comisaría Octava.

La mujer y su familia tuvieron que mudarse del barrio de Altos de San Lorenzo. “No puede ser que me tenga que estar escondiendo. Recibo mensajes amenazantes todo el tiempo. Para colmo, desde la Fiscalía, la DDI y la comisaria se tiran a la pelota unos a otros y no los meten presos teniendo pruebas suficientes”, sostuvo.

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:POLICIALES