DESTACADA

El último adiós a Maradona

Foto: Raúl Ferrari/aa/Telam

El pueblo argentino le brindó un conmovedor homenaje a la altura de los recibidos por los más importantes próceres de la Patria durante un masivo velatorio que quedó inconcluso por los incidentes registrados en horas de la tarde dentro y fuera de la Casa Rosada.

El país entero estuvo envuelto en un clima de inmensa sensibilidad, emoción y fervor a lo largo de toda la jornada, caracterizada por la festividad de la mañana y la violencia desatada a la tarde cuando se acercaba el horario del final del velatorio y todavía miles de hinchas pugnaban por llegar al hall central de la Rosada.

Desde la madrugada, convivieron con civilidad en la Plaza de Mayo y sus alrededores, fanáticos maradonianos identificados con insignias de diversos clubes, a la espera del ingreso a la sede de Gobierno.

En esas horas, dentro del recinto, Claudia Villafañe, exesposa de Diego, junto a sus hijas Dalma y Giannina encabezaban una primera despedida íntima, a la que llegaron familiares, amigos y personalidades del fútbol y de distintos sectores.

Foto: Presidencia de la Nación/aa/Telam

En el recinto, una densa emoción, combinada con el eco de las expresiones por la acústica del lugar, conmovía a todos los presentes. Los fanáticos, con identificación del seleccionado argentino y de todos los clubes del país, pasaban por delante del cuerpo del Diez durante un puñado de segundos, antes que la seguridad los invitara a circular para darle paso a quienes venían detrás.

Cuando el reloj marcaba las 14 la situación se enrareció. Ante el final programado a las 16.30, por deseo de la familia, la policía de la Ciudad bloqueó el paso por Avenida de Mayo y se registraron los primeros incidentes ya que todavía miles de personas estaban fuera del dispositivo de seguridad.

Con el espíritu de priorizar el deseo de la familia, el velatorio quedó suspendido antes de tiempo y a las 17.47 el cortejo fúnebre partió hacia el cementerio Jardín de Bella Vista, en esa localidad bonaerense, desde la explanada de Rivadavia y 25 de Mayo, en medio de la locura de una multitud que buscó su adiós con una mirada.

FOTO: Télam

El Jardín de Bella Vista, donde Diego Maradona vuelve a estar junto a sus padres, es el cementerio privado que eligió la familia del mejor futbolista de la historia para que sea su última morada, a 40 kilómetros del centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Este cementerio que fue creado hace 40 años se encuentra situado en una zona arbolada de la homónima localidad de Bella Vista y pertenece al partido de San Miguel, al noroeste del Gran Buenos Aires.

Allí fueron sepultados los padres de Maradona, primero Dalma Salvadora Franco, conocida como «Doña Tota», en 2011, y posteriormente Don Diego Maradona, en 2015.

Al margen de la violencia, la jornada tuvo otro hecho repudiable: la viralización de una foto de su cuerpo tomada por personal de una casa velatoria del barrio porteño de La Paternal, donde los restos hicieron escala anoche antes de llegar a la Rosada.

Como un resumen de su vida, la despedida del Diez fue caótica, polémica, incorrecta, visceral y fervorosa. Pero una firme convicción de corte maradoniano quedó con la conciencia colectiva más allá de lo sucedido: la pasión por Diego no se mancha.

 

 

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:DESTACADA