POLÍTICA

Derechos Humanos: Rosa Bru fue reconocida con el premio «Azucena Villaflor»

Rosa Bru, la madre de Miguel, el estudiante de periodismo desaparecido en agosto de 1993, recibió el premio anual «Azucena Villaflor de Devincenti» por su lucha contra la violencia institucional. La entrega se hizo en la Ex Esma, se transmitió en vivo por Youtube y contó con la presencia del presidente de la Nación, Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Kirchner y el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla.

«Me llamó Pietragalla y fue muy emocionante recibir la noticia», sostuvo Rosa en diálogo con El Editor Platense, quien además contó: «soy la primera que no pertenece a víctimas de la época de la dictadura en recibir este reconocimiento».

La ferviente militante de los DDHH también manifestó que su alegría «fue enorme» ya que el nombre que lleva el premio pertenece a una activista social argentina, una de las fundadoras​ de la asociación de las Madres de Plaza de Mayo, dedicada a buscar a los desaparecidos durante el terrorismo de Estado en Argentina. «Es como recibir un abracito de Azucena», agregó.

Por su parte, Rosa sostiene que es importante «que me lo haya entregado nada mas y nada menos que el presidente de la Nación, alguien tan comprometido con la causa».

El premio anual Azucena Villaflor de De Vincenti, que consiste en un objeto simbólico y un diploma de honor, se entrega durante la celebración del Día de los Derechos Humanos desde 2003 a ciudadanos y entidades que se hubieren destacado por su trayectoria cívica en defensa de los derechos humanos. En años anteriores el Premio fue entregado al cantautor español Joan Manuel Serrat; el difunto secretario de Derechos Humanos y abogado, Eduardo Luis Duhalde; el periodista Víctor Hugo Morales; y el juez Baltasar Garzón, entre otros.

La desaparición de Miguel y la incansable lucha de Rosa marcaron un antes y un después en la historia de la lucha contra la violencia institucional de la ciudad de La Plata y en nuestro país.

Rosa se convirtió en una referente de la lucha en defensa de los derechos humanos, y ha recibido varias distinciones: En 2007 las Madres de Plaza de Mayo le entregaron el simbólico pañuelo blanco bordado con el nombre de Miguel, en manos de Adelina Dematti de Alaye. Ese año también recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

La Facultad de Periodismo y Comunicación Social de UNLP le entregó el Premio Rodolfo Walsh en 2015. Fue declarada Personalidad Destacada de los Derechos Humanos en 1999 por la Municipalidad de La Plata La Honorable Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires la declaró personalidad destacada “por su lucha incansable en la búsqueda de justicia por el crimen de su hijo Miguel Bru y por la labor que realiza su asociación en casos de víctimas de violencia institucional”. El acto se llevó a cabo el 17 de agosto de 2018, en el marco de la conmemoración de los 25 años de la desaparición de Miguel. El mismo año recibió el Premio “Hacedores de la Memoria” del Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA).

Por qué se celebra el Día internacional de los Derechos Humanos

Cada 10 de diciembre se celebra el día en que, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH) proclamando sus principios como “un ideal común para todos los pueblos y naciones”. Está disponible en más de 500 lenguas y es el acta que más se ha traducido en todo el mundo.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial los países agrupados en la ONU decidieron firmar un escrito que explicitara las condiciones básicas de respeto en la sociedad mundial. Ya que el trauma del nazismo, el holocausto y los más de 50 millones de víctimas llevaron a la reflexión sobre los horrores y la crueldad humana. Fue así que los líderes mundiales creyeron imprescindible crear un acuerdo por escrito.

Se trata de un documento histórico que pregona los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano y tienen un valor superlativo en lo cotidiano de nuestras vidas como garantía fundamental frente a la injusticia y la desigualdad. La universalidad reivindica que todas las personas tengan los mismos derechos, esto es independiente de la raza, color, idioma, sexo, religión, nacionalidad, clase social, posición económica, o cualquier otra condición.

Los artículos de esta declaración universal son 30. Si bien todos ellos son importantes, los principios más significativos y que resumen su espíritu son los siguientes:

1. Todos “Hemos Nacido Libres e Iguales”. Todos hemos nacido libres y tenemos nuestras propias ideas y pensamientos. Por lo tanto deberíamos ser tratados de la misma manera.

2. “No discrimines”. Los derechos pertenecen a todos, sin importar nuestras diferencias.

3. “El derecho a la vida”. Todos tenemos el derecho a la vida y a vivir en libertad y con seguridad.

4. “Ninguna esclavitud”. Nadie tiene derecho a convertirnos en esclavos. Por lo que no podemos hacer a nadie nuestro esclavo.

5. “Ninguna tortura”. Nadie tiene ningún derecho a dañarnos o torturarnos.

6. “Tienes derechos sin importar a dónde vayas”. En todas partes somos personas iguales.

7. “Todos somos iguales ante la ley”. La ley es la misma para todos. Significa que nos debe tratar a todos con equidad.

8. “La ley protege tus derechos humanos”. Todos tenemos el derecho de pedir a la ley que nos ayude cuando hemos sido tratados injustamente.

9. “Ninguna detención injusta”. Nadie tiene derecho a meternos en la cárcel sin una buena razón, ni de mantenernos encarcelados o de echarnos de nuestro país.

10. “El Derecho a un juicio”. Si se nos lleva a juicio tiene que ser público. Las personas que nos juzgan no deben permitir que alguien más les diga qué hacer.

11. “Somos siempre inocentes hasta que se pruebe lo contrario”. Este es el principio de inocencia. Entonces, no se debería culpar a nadie de haber hecho algo hasta que se haya demostrado. Cuando alguien nos acusa de haber hecho algo incorrecto, tenemos el derecho de demostrar que eso no es verdad.

12. “El derecho a la intimidad”. Nadie debería tratar de dañar nuestra reputación. Nadie tiene el derecho de entrar en nuestra casa, abrir nuestra correspondencia o molestarnos o a nuestra familia.

13. “Libertad de movimiento”. Todos tenemos el derecho de ir a donde queramos en nuestro propio país, y de viajar a donde nos plazca.

14. “Derecho de buscar un lugar seguro en dónde vivir”. Si tenemos temor de ser tratados mal en nuestro propio país, tenemos el derecho de irnos a otro país para estar seguros.

15. “El derecho a una nacionalidad”. Todos tenemos el derecho de pertenecer a un país.

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:POLÍTICA